PUBLICIDAD

Noticias Musicales

Montreux, la ciudad que inspiró la música de Queen

las orillas del lago Lemán se sitúa Montreux, una ciudad que parece haberse contagiado de la tranquilidad y la paz que transmiten sus aguas. Por otro lado, aquel sosiego contrasta con la amenazadora presencia de las montañas de los Alpes suizos alzadas a escasos metros la orilla. Sin embargo, esa antítesis es la que convierte al lugar en un emplazamiento único y digno de inspirar a uno de los grupos de rock más grandes de la historia: Queen.

"Si quieres hallar la paz en tu alma, ve a Montreux", decía Freddie Mercury. Una paz que sirvió al nacido en Zanzíbar para sacar a la luz un total de siete álbumes, todos ellos grabados o editados en Mountain Studios. Así, desde el disco "Jazz", la banda inauguraría una relación con Suiza que duraría hasta el final de sus días.

 

No obstante, Montreux también es una ciudad que ha servido para que muchos otros intelectuales hallaran esa paz de la que Freddie hablaba. Tchaikovsky, Stravinsky, Charles Dickens o Charlie Chaplin son solo algunos ejemplos de las figuras que han bebido de la armonía generada por la localidad.

 

Mountain Studios, el hogar de la música

Todo comenzó con un incidente durante un concierto de Frank Zappa y The Mothers of Invention durante el 4 de diciembre de 1971. Aprovechando la euforia del momento, un aficionado decidió disparar una bengala que terminó provocando un incendio en el casino de Montreux, el cual terminó reducido a cenizas. Precisamente, fue aquel suceso el que inspiró a Deep Purple para crear la canción que llamaría "Smoke On The Water".

El casino volvió a abrir cinco años después de su destrucción incluyendo en su interior uno de los estudios de grabación más avanzados de la época. Como se recoge en la propia web de Mountain Studios, aquel fue el lugar elegido por algunos de los músicos más importantes del momento, tales como AC/DC, David Bowie, Iggy Pop, Led Zeppelin o The Rolling Stones, entre muchos otros.

Uno de esos grupos fue Queen, quien acudió para grabar el que sería su séptimo álbum, Jazz. De hecho, una de las sesiones tuvo lugar precisamente el mismo día en el que una etapa del Tour de Francia circulaba por Montreux, algo que inspiró a Freddie para escribir “Bicycle race” y “Fat Bottomed Girls” a Brian. El resultado fue uno de los álbumes más famosos de la banda, en donde se incluyeron éxitos como “Don’t stop me now”.

Por ello, Queen compró el estudio de grabación en 1979. Además de las bondades tecnológicas del lugar, la banda también lo eligió porque Montreux suponía ser un alivio ante toda la atención mediática que solían tener, lo cual les permitiría grabar sin estar sometidos a presiones.

Desde “Jazz” hasta “Made in heaven”

Grabar “Jazz” en Montreux solo fue el inicio de una larga relación que terminaría con “Made in heaven”, el último disco de la banda. David Richards, ingeniero y productor de Mountain Studios, también fue uno de los responsables de lograr los mejores resultados durante esa etapa. Desde la compra del estudio, David se convirtió en el empleado del grupo, el cual llegaría a transformarse en un amigo de confianza para éstos.

A partir de entonces, aquel sería el lugar donde se grabarían o montarían gran parte de los sonidos por los que hoy en día identificamos a Queen, aunque también se seguirían utilizando los estudios Olympic y Town House de Londres. De hecho, “Under Pressure” nació durante una visita de David Bowie a los Montain Studios, un tema que finalmente fue incluido en el álbum “Hot space”.

Mientras tanto, Freddie continuaba enamorándose de Montreux, algo que en 1980 le llevó alquilar una casa desde donde se pudiese ver el lago, la cual llamó The Duck House. Sus vistas provocaron el nacimiento de canciones como “Winter’s Tale” o la imagen de su último disco, una de las referencias más conocidas del cantante a la ciudad suiza.

"Escríbanme cualquier cosa y yo la cantaré"

Sin embargo, para “Made in heaven” no se pudo contar totalmente con Freddie, ya que su salud se deterioraba cada vez de forma más rápida. Según una cita de Brian May recogida por el propio Mountain Studios, “Básicamente, por un tiempo vivimos en el estudio, y él llamaba y decía ‘Puedo ir hoy por unas horas’. Dijo: ‘Denme cualquier cosa para cantar. Escríbanme cualquier cosa y yo la cantaré. Me encargaré de todo. Les dejaré cuanto material pueda.”

Finalmente, el cantante murió el 24 de noviembre de 1991 y el disco fue publicado de modo póstumo por Roger, John y Brian, dedicando "Made in heaven" al espíritu inmortal de Freddie Mercury. Se rumorea que las cenizas fueron esparcidas por el lago Lemán de Montreux, aunque tampoco se tiene una clara evidencia sobre ello.

 

Actualmente, una estatua se alza frente al lago Lemán en honor a todo lo que el cantante supuso para la ciudad. En ella, se encuentra una placa que reza lo siguiente:

Nacido en Farrokh Bulsara, en la isla de Zanzíbar en el este de África, Freddie Mercury se convirtió en uno de los rockeros más grandes de todos los tiempos. Su carrera como vocalista de la banda de música Queen duró veinte años y juntos lograron vender más de 150 millones de discos en todo el mundo. Vanguardista, showman y músico extraordinario, dejó un legado fascinante y tuvo una influencia enorme en la siguiente generación de artistas de rock.

Queen compró Mountain Studios en 1978 y los vínculos emocionales de Freddie con esta ciudad se prolongaron hasta el día de su muerte. Freddie apreciaba la amabilidad y discreción de los habitantes de Montreux, y esta ciudad acabó siendo un refugio para él, su segundo hogar y el marco de sus obras finales.

Como el mismo Mercury mencionó, "Cuando esté muerto, me gustaría que se me recordara como un músico de cierta valía y sustancia". Algo que, sin ninguna duda, ha logrado con creces.

Rate this item
(1 Vote)

Nuestras Visitas

209767
HoyHoy18086
AyerAyer19675
Esta SemanaEsta Semana27665
Este mesEste mes100001
TotalTotal20976788

Video de la semana

Radio & Tecnica

     

Navidad